in

El futuro de la Energía, en las Islas

Las islas son lugares de excepcional biodiversidad y valor económico, sin mencionar su gran belleza natural. Sin embargo, debido a su aislamiento del continente, también son difíciles de alimentar de energía. Este hecho es particularmente conmovedor ya que Puerto Rico, varios meses después del huracán María, lucha por volver a encender las luces. Para prepararse para un mundo en el que el cambio climático continúa exacerbando las súper tormentas y el aumento del nivel del mar, las islas, en las que vive el 10 por ciento de la población mundial, deben replantearse sus sistemas de energía para el éxito futuro.

Las islas actualmente reciben la mayor parte de su energía de los combustibles fósiles, y algunos utilizan petróleo importado, una fuente de energía costosa, para alimentar su red eléctrica. Con sus costos cayendo cada año, la energía solar y eólica podrían proporcionar energía más limpia, localizada y más barata. Dado que las islas deben lidiar con una cantidad limitada de tierra, las granjas eólicas a gran escala pueden ser la opción de escala de utilidad preferida. Sin embargo, ninguna opción será particularmente efectiva sin un sistema de almacenamiento de batería. Para atender esta necesidad, Tesla está implementando sistemas de baterías en Puerto Rico, Nantucket y otras comunidades isleñas con la esperanza de que algún día se vuelvan omnipresentes.

Para las islas con los recursos naturales apropiados, como Islandia, la energía geotérmica es una opción energética atractiva. Las nuevas tecnologías de perforación, como las desarrolladas por GA Drilling y AltaRock Energy, podrían permitir a los prospectores geotérmicos cavar más profundo y, en última instancia, proporcionar una mayor producción de energía. Si bien ha provocado críticas de algunos ambientalistas en el pasado, la energía nuclear también puede ser una fuente de energía efectiva para las comunidades de las islas. La increíble densidad de energía del combustible nuclear se traduce en una fuente de energía mucho más eficaz que los combustibles fósiles, mientras que los reactores nucleares más nuevos de la Generación IV son pasivamente seguros. Las centrales nucleares podrían incluso establecerse en barcos, de manera similar a los buques y submarinos de propulsión nuclear en la Armada de los Estados Unidos, lo que permite que la generación de energía se mueva donde más se necesita.