Agua Caliente Gracias a la Basura

La electricidad y el agua caliente son un hecho en muchas partes del mundo, pero en la población marginada de Garin, al norte de la capital argentina, Buenos Aires, no era el caso.

Las cosas han cambiado gracias a los ingeniosos paneles solares, unos paneles simples hechos de botellas de plástico recicladas.
Es el resultado de una iniciativa de ONG Sumando Energías, que involucra directamente a las comunidades locales.

“Este es un barrio pobre y en ocasiones no tenemos luz o agua”, dice el residente Luis Alberto Quinona. “Estos paneles solares reciclados nos ayudan mucho, tenemos hijos y es útil tener luz y agua caliente a pesar de no tener electricidad”.

15085490_316926855345580_4463102307697904616_n

¿Cómo funciona?

El sistema hecho en casa está fabricado de latas de refresco, botellas de plástico y cartones de leche. A medida que el sol calienta los tubos del colector solar, el agua caliente fluye en el tanque de almacenamiento. Los voluntarios pintan los tubos negros para absorber el calor del sol. De esta manera, el colector solar mantiene el agua caliente durante toda la noche sin la necesidad de electricidad o gas.

Un voluntario de nombre Julien Laurençon renunció a su trabajo de banquero en Singapur para trabajar en el proyecto. “El desarrollo sostenible y la energía sostenible son las tendencias más importantes que hay que seguir e inculcar. Hay demasiados residuos en la actualidad. Y no estoy hablando sólo del Tercer Mundo y los países en desarrollo. Creo que los países desarrollados también, y tienen que seguir esta tendencia. Los países desarrollados son los mayores contaminantes “, dice.

Un tercio de los argentinos viven en la pobreza, según cifras oficiales, que revelan que casi el 17% no tiene agua.

Para Pablo Castaño, co-fundador de la ONG, el proyecto es innovador porque aporta energía renovable a las puertas de las comunidades empobrecidas en la nación sudamericana con muchos recursos naturales. “Argentina tiene un enorme potencial para la energía solar y eólica. Para darte una idea, si tuviéramos la misma capacidad que Alemania, que está en la misma latitud que Santa Cruz en Buenos Aires o en el norte, donde tenemos una gran cantidad de sol, se podría producir suficiente energía para abastecer no sólo también Argentina, sino los países vecinos “, puntualiza.

small-parrilla

La ONG ha reunido a 36 paneles solares desde 2014 y propone un taller de dos días para aquellos que quieran aprender a hacer los calentadores de energía solar.

El que las familias participen en el proceso de construcción, es clave de la ONG para capacitar a la gente y enseñarles sobre el reciclaje.

Ángel Guelari es de los que recibirá un cuarto de baño con energía solar gracias a la iniciativa. “Estas son cosas que normalmente desechamos y que contaminan el medio ambiente. En cambio, podemos reciclarlos y obtener agua caliente en casa, por ejemplo. Es bueno reciclar. Yo no lo hacía. Solía tirar a la basura todo lo que ya no servía, como las botellas”

El plan es construir paneles solares para 3.000 familias al año.

En 2005, Buenos Aires se convirtió en la primera ciudad de América Latina en votar por una política de cero residuos.