Un Nuevo Material Que Puede Revolucionar El Mercado De La Energía Solar

Siempre he creído que los teléfonos celulares tienen mucho más potencial que el que actualmente parecen tener. Tal vez sea cierto y para comprobarlo un grupo de investigadores de la Universidad de California (UCLA) desarrollaron una lámina transparente que puede instalarse en las pantallas de los teléfonos inteligentes y de muchas otras superficies para almacenar la energía del sol.

El proyecto visto de cerca

Se trata de dos láminas de polímero transparente superpuestas una sobre otra que se colocan sobre la pantalla de cualquier teléfono inteligente y que reciben la luz solar para transformarla en electricidad. No se trata de un invento nuevo pero de acuerdo a los investigadores se trata de un dispositivo más eficiente ya que las láminas recogen de mejor manera la luz solar y reducen el porcentaje de desperdicio de energía.

Intentos fallidos

En 2012 investigadores de la misma UCLA ya habían realizado un proyecto similar que podía recoger apenas el 4% de la energía solar sin embargo, de acuerdo a una declaración del profesor Yang Yang quien dirigió la investigación, las nuevas láminas logran un porcentaje de conversión del 7,3% de la energía solar que reciben.

Lo mejor de estas pequeñísimas células solares es que al ser instaladas en la pantalla de tu teléfono celular estos no pierden la calidad de la imagen y además puedes seguir utilizando la pantalla táctil.

Una propuesta

Las posibilidades para utilizar estas celdas solares son infinitas ya que, de acuerdo a Yang, podrían instalarse en ventanas de rascacielos de Nueva York, por ejemplo, que ya cuentan con un recubrimiento similar pero este solo sirve para evitar que los rayos infrarrojos penetren por las ventanas; “pero con nuestras celdas esa luz infrarroja puede transformarse en electricidad” asegura Yang.

Sin embargo el único inconveniente al que se enfrentan están celdas es que aún no alcanzan a transformar suficiente energía para cargar el 100% de una batería de teléfono aunque de acuerdo a Yang a medida que avance el proyecto se aumentará la capacidad de la celdas para almacenar energía. Tan seguro está que afirma que una empresa australiana ya posee los derechos para fabricarlas a gran escala y lo mejor de todo es que serán de bajo costo de tal manera que la mayoría de la población podría, en un futuro, proveerse de energía eléctrica simplemente tomando la energía del sol y recolectándola a través de estas membranas para después transformarla en electricidad suficiente para mantener activos sus aparatos eléctricos y todo lo necesario para que su hogar nunca deje de funcionar.