Vehículos de Celdas de Combustible de Hidrógeno


Los Vehículos de Celdas de Combustible de Hidrógeno (FCV) tienen el potencial de reducir de manera significativa nuestra dependencia del petróleo extranjero y reducir las emisiones nocivas que causan el cambio climático. Los Vehículos de Celdas de Combustible de Hidrógeno funcionan con gas hidrógeno en lugar de gasolina y no emiten gases contaminantes emitidos perjudiciales. Estos vehículos se encuentran en las primeras etapas de desarrollo, y varios retos deben ser superados antes de que estos vehículos sean competitivos con los vehículos convencionales. Sin embargo, los beneficios potenciales de esta tecnología son considerables.

Una mirada al interior de estos autos eléctricos

Los FCV parecen vehículos convencionales desde el exterior, pero por dentro contienen los componentes de tecnología avanzada que no se encuentran en los vehículos de hoy en día. La diferencia más obvia es la celda de combustible que convierte el gas hidrógeno almacenado a bordo con el oxígeno del aire en electricidad para impulsar el motor eléctrico que propulsa el vehículo. Los principales componentes de un FCV típico se ilustran a continuación.