Molinos de Viento


Los molinos de viento producen energía limpia. En últimos términos usan la energía del sol, ya que es el calor del sol y la rotación de la tierra la que crea el viento. Sin embargo, la energía del viento generalmente no viene en corrientes continuas, sino en ráfagas de viento. Esto significa que el sistema que utilicemos para capturar le energía eólica (energía del viento) debe de ser flexible y usar baterías como sistema de apoyo para cuando no haya viento.

La historia de los molinos de viento nos muestra que han provisto de energía útil al ser humano desde la época medieval. Los conquistadores probablemente trajeron la idea de usar los molinos de viento del Medio Este. Los persas han usado al viento por siglos para bombear agua y moler granos. Los molinos más famosos son los que encontramos en Holanda, estos molinos fueron usados justamente para bombear agua e las regiones inundadas.

No fue sino hasta principios de 1900 que los molinos de viento se empezaron a usar para generar electricidad. Producían corriente directa, pero en esa época los electrodomésticos se fabricaban para funcionar con corriente directa. Hoy en día se utiliza corriente alterna, ya que es más segura y puede ser transportada a grandes distancias.

Hoy en día los molinos de viento son llamados turbinas eólicas, pero su principio sigue siendo el mismo, capturar la energía del viento y transformarla en energía útil para el hombre.