Avances De La Energía Eólica Y Los Aerogeneradores En México

Los desarrolladores de energía eólica en México son competencia directa con la CFE, mientras que de ella dependen para la interconexión y los servicios básicos de transmisión. En 1992, la modificación de la “Energía Eléctrica Ley de Servicio Público” permitió al sector privado participar en la generación de energía, ya sea a través de la autogeneración de las entidades o individuos concretos, a través de la generación de productores independientes de energía (IPP), o para la exportación a otros países. Bajo otro régimen de auto-generación, los consumidores de energía pueden producir electricidad para su propio uso, que serán atendidos hasta el punto de interconexión por la CFE y luego son transportadas a los consumidores.

Hasta la fecha, un total de 598 permisos de generación de auto-suministro de energía han sido concedidos por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), lo que representa un total de 6.105 MW, correspondiendo a la energía eólica por un tercio de los permisos otorgados a la fecha Bajo el régimen de Producción de Poder Independiente (IPP), los productores privados con plantas de más de 30 MW deben vender su energía a la CFE a través de acuerdos de compra de energía a largo plazo (PPA).

Desde 1992, más de 20% de la generación del poder en México es suministrada por productores independientes de electricidad mediante la generación convencional de energía térmica. Ahora hay dos proyectos de parques de aerogeneradores en México en construcción, “La Venta III” (101 MW) y “Oaxaca I” (MW 101), los cuales se espera que comiencen a funcionar en 2010. En octubre de 2008, el Congreso mexicano aprobó el proyecto de ley de reforma de la Energía, que también incluyó una nueva Ley de Energía Renovable, con el objetivo de reducir la dependencia de combustibles fósiles de México mediante la promoción de tecnologías de energía renovable.

La nueva ley reconoce que la energía renovable necesita tanto un apoyo importante y los incentivos financieros para alcanzar su potencial. El proyecto de ley puesto SENER encargada de redactar un programa de energía renovable, y se instó a la elaboración de una estrategia nacional para el uso sostenible de la energía. Varios organismos se crearon para diseñar una estrategia de energía renovable y las correspondientes políticas públicas, que también la participación del sector privado.

Junto con la nueva ley de energías renovables, un “Programa Especial para el Aprovechamiento de Energías Renovables” fue publicado, se establecía el objetivo de aumentar la cuota de las energías renovables en el total de la capacidad nacional de generación instalada de 3,3% (1.900 MW) para alcanzar el 7,6% (4.500 MW ) para el año 2012; la energía eólica se espera que represente más de la mitad de esta capacidad.

Por último, un Fondo de Energías Renovables fue creado para promover el uso de fuentes renovables y la eficiencia energética, incluida la prestación de garantías de financiación y apoyo directo. Tres mil millones de pesos (220 millones de dólares de los EE.UU.) han sido asignados a este sobre una base anual desde 2009 hasta 2011.

La industria de la energía eólica mexicana se enfrenta a numerosos problemas, incluida la infraestructura de transmisión insuficiente y reglas claras para la transmisión de energía que hacen que sea difícil para las empresas privadas para desarrollar y ampliar el mercado de energía generado a través de aerogeneradores en México.