Energía Solar para Convertir CO2 en Combustible

Una empresa californiana ha propuesto un sistema de lo más novedoso, no sólo convierte al dióxido de carbono en líquido, sino que luego vuelve ese líquido un biocombustible, todo con un sistema a base de energía solar.

Recordemos que el dióxido de carbono es uno de los gases más nocivos para el efecto invernadero que ha generado el Calentamiento Global que hoy nos hace sufrir semejante cambio climático que nos morimos de frío en primavera. Y es un gas que no se aumenta en gran cantidades de forma natural, ya que al contrario, la naturaleza tiende a absorberlo. Somos nosotros con nuestras centrales energéticas de carbón o quema de combustibles fósiles, con nuestros vehículos, etc, quienes lo aumentamos de forma artificial.

La startup Joule Biotechnologies no se valen de ningún tipo de cultivo, ni algas, ni cañas de azucar, nada que ocupe el lugar de los alimentos, ni de los bosques. Así y todo pueden generar biocombustible, y lo hacen con un proceso que usa la luz del sol para ello.

Su proceso convierte al dióxido de carbono directamente en un combustible líquido. Al proceso lo han llamado Helioculture, y según sus desarrolladores podría crear 76 mil litros de combustible al año por cada cuatro mil metros cuadrados de tierra con el mismo costo que los combustibles fósiles.

Consiste en un convertidor solar que captura la luz solar y el dióxido de carbono y los vuelve un biocombustible. En convertidor en sí es un caldo de agua gris con nutrientes y organismos modificados genéticamente que utilizan la fotosíntesis para secretar hidrocarburos que pueden usarse como combustible.

El sistema es modular, o sea que se puede ir ampliando simplemente agregando unidades de convertidor.

Este sistema requiere de terreno, por supuesto, pero no tiene que ser una tierra que sea cultivable, como sucede con los otros biocombustibles. También evita el problema que suelen tener los proyectos basados en algas, que no son escalables, este sí lo es gracias a su sistema de módulos.

Las pruebas de laboratorio han sido exitosas, y Joule Biotechnologies está iniciando una planta piloto en el sur de Estados Unidos. Si todo sigue bien planean producir su biocombustible a escala comercial para 2010.